EL HOMBRE DE SECHIN BAJO

El templo de Sechín Bajo con su plaza circular hundida. Foto: EFE

El hombre de Sechín Bajo

El hombre de Sechín Bajo nos dejó el templo o centro ceremonial más antiguo del Perú y América, construido unos 35OO años a.C. (mil años antes que la Ciudad Sagrada de Caral).

El arqueólogo alemán Peter Fuchs venía excavando e investigando el complejo arqueológico de Sechín Bajo, en el valle de Casma, Ancash, desde la década de 1980. Hasta que en el 2009 su equipo llegó a los estratos que escondían una plaza circular de 10 metros de diámetro, construida con piedra y barro durante el periodo Arcaico Tardío.

Las plazas circulares en el antiguo Perú forman parte de una tradición arquitectónica propia de los orígenes de la civilización andina. Fueron construidas solo por sociedades agrícolas que alcanzaron cierto grado organización política. Es seguro que la plaza circular de Sechín Bajo haya formado parte de un centro ceremonial impresionante para su época. Allí residía la “jefatura”, una o varias personas designadas por su comunidad para dirigirla temporalmente. Estos se encargaban de concentrar y redistribuir los excedentes de producción y de dirigir las actividades de cohesión social (faenas comunales, fiestas, rituales, etcétera). La jefatura evolucionó a “Estado Prístino” cuando los jefes adquirieron poderes teocráticos y hereditarios, como ocurrió en la misma Sechín Bajo, en Sechín Alto y Cerro Sechín, posteriormente.