EL ARCAICO INFERIOR O TEMPRANO

Recreación de una aldea costeña del Arcaico Temprano (4000 a.C. aprox.). Fotógrafo: Arturo Gómez.

El Arcaico Inferior o Temprano

(7000 a.C. - 4000 a.C. aprox.)
Ver resumen

Al comenzar el Holoceno, los drásticos cambios climáticos ocasionaron una crisis en la economía depredadora del Periodo Lítico. Esto hizo necesario que los antiguos peruanos dejen gradualmente sus formas parasitarias de subsistencia para desarrollar las primeras formas de producción de alimentos (horticultura y pastoreo), gracias a sus conocimientos milenarios sobre la vida y reproducción de plantas y animales adquiridos durante el Periodo Lítico.

En la sierra central y nor-central la flora y la fauna fue disminuyendo, obligando a que especies como los venados (tarukas) y guanacos emigraran a los Andes del Sur. Los antiguos recolectores y cazadores se vieron obligados a buscar nuevas estrategias de supervivencia.

Este difícil reto fue afrontado por nuestros antepasados ingresando a un proceso de experimentación que desembocó en el desarrollo de una incipiente agricultura de huerto y la domesticación de camélidos como la llama y la alpaca.

El arqueólogo Kauffman Doig explica que “en un principio ante la precariedad de la caza y la pesca fluvial acostumbradas, debió intensificarse el patrón de acopio de vegetales comestibles, buscándose nuevas variedades y experimentándose diversas formas de aprovechamiento que luego derivarían en formas de cultivo elementales, estas últimas, a lo largo de milenios, fueron adquiriendo complejidad, con la invención de técnicas agrarias, la domesticación de un creciente número de cultígenos y la adopción de patrones culturales sedentarios más avanzados”

En el litoral peruano, principalmente en la costa central, los habitantes reforzaron sus formas de vida basadas en la pesca intensiva, la recolección de mariscos, la cacería de aves guaneras y de lobos marinos. Así, la riqueza biológica de nuestro litoral hizo posible el asentamiento de las primeras aldeas de pobladores rumbo a la sedentarización. Adicionalmente, estos grupos complementaban su dieta con el desarrollo de la horticultura de frijoles, pallares y calabazas.

También lee: